«Nunca nadie ha escrito o pintado, esculpido, modelado, construido, inventado
sino para salir realmente del infierno». (
Vincent Van Gogh)

sábado, 2 de junio de 2012

Correspondencia para Vicent

Qué grato es leer que alguien diga que extrañaba tu publicación, y que la esperaba, como me ha dicho Vicent, y quise contestarte con este post, amigo. Ese no escribir, que aparece en el blog como un silencio, es la muestra de un silencio interior, que en este caso no es un silencio de paz y equilibrio, sino un silencio de angustias, de incertidumbres, de contradicciones, de pérdida de ciertos referentes. Caos interno que no se corresponde con pérdidas reales. No es la primera vez que esto le sucede a esta Caléndula Maravilla y cuando es así trato de no forzarme porque, como en otras ocasiones, tarde o temprano algo vuelve a organizarse aquí dentro, en ese espacio de ensamble entre el corazón y el cerebro, y entonces ocurre ese milagro de querer y poder escribir aunque sea unas palabras.

El post anterior, un simple cortar y pegar, fue un modo de obligarme a aparecer, pero no me sirvió, no fue nada, pero sí lo fue tu frase que pudo mover algo interno mío que impulsó esto que te digo. Gracias mi amigo.


2 comentarios:

  1. Te lo agradezco no inmensamente como dirían los más académicos, ni con gratitud como lo harían los hipócritas sino con el amor, el deseo, el goce, y porqué no, la lucha de saber que tengo a alguien, que aunque lejos en la distancia, me oye, está conmigo, yo sé que tengo a mi mujer, a mi madre, a mi hermano, a mi cuñado y a algunos amigos con los que me une un lazo en común, el de la vida, y contigo pasa lo mismo, me ayudas a seguir con el nudo de mi realidad, estando junto conmigo y mi discurso, con las cuatro, tres facetas en realidad, que conforman mi nudo.
    Sinceramente, gracias Caléndula.
    Y si puedo ayudarte a pasar una de esas crisis que todos pasamos, unos por falta de producción, otros de falta de deseo, amor o goce, otros porque la vida les ha hecho que hayan de echar mano a la cuarta del nudo, la lucha, u otros sencillamente porque han llegado al final de un camino, a la falta de la falta, me gustaría hacerlo con agrado, y sabiendo que nos une algo más que nuestra lengua, la materna en este caso, el mío, nos une el hecho de ser dos personas con su síntoma ajeno, diferente e igual, y por esta similitud nos podemos ayudar, y porqué no, a pesar de la distancia, vivir en armonía ambos con nuestras vidas y con nosotros juntamente y por separado.

    Un abrazo desde València, desde el barrio de Russafa de València, pásate por la wikipedia y verás mi pequeño baluarte sentimental que son sus calles, su lengua, la de mi padre, sus callejones, por los que he andado admirándolos, pisado sin verlos o amado a mi "pebeta luminosa como un sol" que nos canta Gardel de su Buenos Aires.

    En fin, un abrazo y un beso amigo

    Vicent

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonito comentario has recibido Caléndula, cuanto me alegro de leer estas cosas. En cuanto a tu estado de ánimo, pues ánimo y a seguir, no se me ocurre decirte otra cosa porque te entiendo perfectamente. Por cierto te escribo desde una tierra muy cerquita de la de Vincent, también en la Comunidad Valenciana. Algo tendrá esta tierra, digo yo.;) Bsss.

    ResponderEliminar