«Nunca nadie ha escrito o pintado, esculpido, modelado, construido, inventado
sino para salir realmente del infierno». (
Vincent Van Gogh)

sábado, 18 de septiembre de 2010

El momento de lo popular.


Creo que el sentido de la política, revivida, revitalizada en estos tiempos, apunta a reposicionar, a hacer visible lo popular, la propia cultura, lo nuestro, lo nacional, en un movimiento hacia la autonomía, la dignidad, sin que esto signifique soberbia. Abandonar el servilismo no es soberbia sino empezar a creer en nosotros, dejarnos de declamar sobre nuestras capacidades y empezar a utilizarlas, a ponerlas al servicio de una nación más justa y equitativa, en donde haya lugar para todos, los ricos, pero también para las clases trabajadoras. Para que los ricos dejen de pensar que se les debe servidumbre y comprendan de una vez que ellos sin el trabajador no son nada.

Buscar una Argentina con estilo propio en un mundo globalizado que se destruyó a sí mismo por la avaricia de los grandes intereses. Es nuestro tiempo como argentinos pero también como parte de una América Latina que siempre fue sojuzgada, sometida y colonizada económica e ideológicamente.

Creo que muchas de las voces que hoy no pueden comprender de esta manera el proceso que estamos viviendo, son muestras del resabio de ese coloniaje. Este proceso de pensamiento propio argentino recién comienza y pretende dar lugar a las bases, a los trabajadores, ellos son los que tienen que entender esto más que las cúpulas, porque el antídoto contra la manipulación y el sometimiento es el movimiento desde abajo.

Hay avances y retrocesos en esta lucha que es muy dura, pero me siento agradecida de poder vivir lo que estamos viviendo, de poder pensar nuevamente la historia y resignificarla con la ayuda, muchas veces, de los mismo protagonistas -obviamente invisibilizados por el predominio de la historia contada por los que ganaron-. Pero también con la ayuda del tiempo transcurrido y de haber sido testigo de tanto desmán cometido y de tanta sangre derramada en nombre una ¨reorganización nacional¨ o de una ¨revolución productiva¨.

Una vez que las cosas ocurren, sus efectos, además de sentirse en el cuerpo de la sociedad, se justifican en el terreno de lo simbólico. Por eso la interpretación de la historia es algo esencial si queremos corregir algo. Según cómo la leemos será lo que haremos en nuestro presente. A mi entender hoy, a los argentinos, nos caben dos caminos posibles: el camino de la dignidad o continuar por el camino del coloniaje, viviendo y enarbolando ideas o teoría de otros para otros tiempos y para otros países. Y me refiero con esto a las ideas que el liberalismo enarbola y la concepción de hombre o ser humano que subyace a su concepción.

Y para terminar, creo que las breves palabras que Hugo Yasky pronunció en el Luna Park como cierre de campaña de la lista 10 sindical, resumen con claridad este momento de nuestra historia, cuál es la dirección y el mandato insoslayable que nos convoca.

Nosotros sabemos que este tiempo, que en la Argentina hubo un símbolo en el 2005 cuando en esa marcha multitudinaria en Mar del Plata, la voluntad mayoritaria de los presidente de América Latina y del Caribe, le dijeron NO al amo yanky, le dijeron NO al ALCA. Esa unidad de contenido antiimperialista, anticolonial es lo que nosotros queremos forjar y esta CTA forma parte de esa construcción, somos un pedacito de la América Latina que palpita de pie la construcción de un tiempo de justicia, de independencia y autonomía. Nosotros vamos a defender de estos nuevos tiempos todo lo que hayan sido conquistas para el campo popular. Nosotros sabemos que hay muchos que sangran por la herida, que hay muchos que quisieran que los fondos de los jubilados, en lugar de ser del Estado Nacional, en lugar de tener un sistema de Reparto Público quisieran verlos otra vez en la Isla Caiman, en los paraísos fiscales en la jubilación privada. Hay que defender esas conquistas, hay que defender la asignación universal por hijo, hay que defender la estatización de Aerolíneas, hay que defender la política de derechos humanos, hay que poner el pecho para defender los avances del campo popular. Pero también somos concientes de que si estos procesos políticos no profundizan el cambio entonces se empantanan y pierden el impulso lo que equivale a ceder la iniciativa y el terreno para que los sectores vinculados al poder fáctico, los grandes multimedios, los dueños del capital, los grandes empresarios, la burguesía agraria, Bergoglio y compañía puedan recuperar posiciones. Por eso hay que profundizar los cambios, y hay mucho por lo que tenemos que pelear y mucha batalla que tendremos que dar para que este proceso continúe y termine siendo al servicio de la mayoría popular. De ahí decimos que la autonomía no equivale a la neutralidad, nosotros no podemos decir, cuando se enfrentan intereses de clase que quieren llevarse por encima al estado nacional y al sector público, que da lo mismo estar o no estar para parar las embestidas, pero lo hacemos desde la absoluta independencia. No concebimos al sindicalismo como un engranaje del esquema oficial pero tampoco concebimos a nuestra central como un engranaje de la oposición. La autonomía es responder a los intereses de la clase trabajadora y solamente a ello. Nosotros tenemos el compromiso de profundizar el avance en la disputa por la libertad y la democracia sindical, una democracia sindical que significa en términos de libertad concreta darle el paraguas legal para que los compañeros motoqueros de SIMECA, los del subte, los del pescado se puedan organizar y puedan luchar sin que los tengan que echar las patronales que se cobran cada avance de los trabajadores con el despido. Queremos que a partir del día 24 de setiembre, todos los que formamos esta central, y todos los compañeros que forman parte de las otras listas, retomemos el cauce de la unidad y no queremos una unidad que signifique estigmatizar a nadie, no queremos tampoco que el peso de los votos nos de derecho a imponer nada, queremos debate, queremos diversidad y queremos pluralismo y queremos el respeto que se merece cada compañero o compañera crea o no en este gobierno, crea o no en el sentido político de este momento, pero queremos que todo el mundo esté dentro de la CTA y todo el mundo luche por las mismas cosas, porque leimos uno por uno, las organizaciones y los movimientos sociales reunidos en esta lista para demostrar que es el máximo punto de la unidad de la Central de Trabadores de la Argentina y eso significa que ganamos porque esta lista pone de pie a la clase trabajadora y el movimiento social argentino.

Fuente: prensasuteba (YouTube)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada